domingo, julio 14, 2024
HomeGanaderíaAbigeato: El desesperado pedido de una productora que perdió el 20% de...

Abigeato: El desesperado pedido de una productora que perdió el 20% de su elenco en 3 meses

Días atrás, Tranquera publicó una nota de opinión de Luciana Brero, veterinaria y productora ganadera de Rafaela, provincia de Santa Fe. Allí, detalló el drama que se vive en esa provincia con el flagelo del Abigeato y planteó alternativas para combatirlo. Hoy, prefirió contar el caso en primera persona.

Y es que Luciana dirige una pequeña explotación ganadera a la que en los últimos 3 meses le faenearon el 20% del plantel. “Estoy en vías de extinción”, señala.

“Llevo una década realizando denuncias de abigeato que, progresivamente, se han hecho cada vez más frecuentes, al punto en que sólo en 3 meses me han carneado y/o robado el 20% de las cabezas del minúsculo rodeo que me queda”, continuó contándole a Tranquera.

Brero comenta que un vecino suyo ya tomó la decisión de dejar la actividad hace dos años, “acobardado de hacer denuncias sin reusltados”, y teme tener que llegar al mismo punto.

“Nadie va preso”, siguió con su relato. “En varias oportunidades me presenté ante Autoridades de la ciudad de Rafaela para dar cuenta de la reiteración de casos de abigeato”. Pero nunca nada se ha esclarecido.

Luciana diferencia los dos tipos de modalidades de este acto delictivo. Una es la sustracción de animales en pie (mediante arreo o cargándolos en un camión). Estos casos, al tratarse de gran cantidad de cabezas robadas de una vez, son los que suelen tener más resonancia. La otra es la que se podría denominar “robo hormiga o por goteo”, que implica matar a uno o varios bovinos y faenarlos o “carnearlos” (trozado parcial o total) in situ, en el campo, dejando allí las vísceras y la cabeza del animal, y llevándose la carne.

Más allá de las pérdidas económicas por la faena de animales, estos hechos, como el de Luciana tienen otras consecuencias: “Los animales, como mecanismo de defensa frente a los intrusos que tratan de cazarlos, huyen y  saltan o atropellan los alambrados. Así es que cada vez que me carnean un animal, los otros, los que se salvaron, habitualmente terminan en el campo de mis vecinos y les dañan los cultivos. En dos oportunidades, los animales terminaron en la Vía del Ferrocarril Mitre y en junio, en un camino público rural, con el riesgo de calamitosos accidentes de los que, para la justicia, yo sería la responsable”.

Pero además, este delito puede derivar en situaciones que ponen en riesgo la salud pública. En ese sentido, Luciana explicó que la carne faeneada muchas veces ingresa al circuito comercial, y una de las estrategias para no dejar rastros de su procedencia ilegítima es convertirla en carne picada. “Si bien ASSAL (Agencia Santafesina de Seguridad Alimentaria) y la Policía regional ha estado realizando controles en carnicerías, éstos apuntan principalmente a las medias reses. Pero, lamentablemente, no hay forma de conocer el origen de la carne ya trozada o de la carne picada.”

El abigeato es uno de los principales problemas que atraviesa Santa Fe en el último tiempo, y este caso no es más que un reflejo de lo que día a día tienen que afrontar distintos ganaderos de la zona. Tanto Luciana, como el resto de los productores, le piden al Estado provincial mayores medidas de prevención, con acciones contundentes tendientes a frenar la ocurrencia de casos. Se merecen una respuesta.

Participá con tu comentario

spot_img

MÁS POPULARES