miércoles, abril 14, 2021
HomeEntrevistasTras el acuerdo con el Gobierno, Ravettino afirmó que "las carnicerías ofrecen...

Tras el acuerdo con el Gobierno, Ravettino afirmó que “las carnicerías ofrecen precios distorsionados”

El presidente del Consorcio de Exportadores de Carnes Argentinas ABC, Mario Ravettino, dialogó con Tranquera sobre los valores que fijan los carniceros y se refirió al convenio que firmó con el Ejecutivo nacional para bajar el precio de 10 cortes en más de 1600 bocas de expendio. También desestimó un dato de CICCRA acerca de que en 2020 fue el consumo más bajo de los últimos 100 años.

Días atrás, se conoció la noticia sobre el acuerdo que el Gobierno nacional firmó con varios frigoríficos y supermercados para ofrecer diez cortes populares de carne vacuna con importantes rebajas.

Si bien se incluyeron dos cortes que ya estaban en Precios Cuidados, como la carne picada y el espinazo, también se sumaron otros ocho: asado, vacío, matambre, tapa, cuadrada/bola de lomo, carnaza, falda y roast beef.

Ante este escenario, Tranquera se comunicó con el presidente del Consorcio de Exportadores de Carnes Argentinas ABC, Mario Ravettino, para conocer más detalles sobre el futuro de este convenio y también tener su opinión sobre la actividad.

-¿Por qué decidieron participar de este acuerdo? 

-Nosotros venimos teniendo una agenda de trabajo con el Gobierno desde el inicio de esta gestión y ya hicimos cosas similares durante el primer semestre del año pasado y para las fiestas. Ahora hicimos un nuevo programa con más volumen tratando de buscar una metodología de trabajo, en la cadena de ganados y carnes, en la cual podamos articular niveles crecientes de exportación permanente con un abastecimiento del mercado doméstico, que permita que no esté descontrolado en materia de precios.

Entonces, en esa ecuación de análisis permanente que hacemos con el Gobierno,  hay determinadas épocas del año que ameritan que tomemos estas decisiones de complementación, para tener un mercado local abastecido y generar saldos exportables, de manera creciente, en el devenir del tiempo.

El ministro de Desarrollo Productivo de la Nación, Matías Kulfas, dijo que el convenio podría extenderse durante todo el año. ¿Lo están negociando? ¿Es posible?

– Nosotros sabemos que el Gobierno tiene la intención de que sea un programa anual. De nuestra parte, nos comprometimos a esta primera etapa. En principio, el acuerdo dice que va a ser durante febrero y marzo, con los precios congelados. Mientras el 31 de marzo se va a analizar la continuidad del mismo. Esa es una frase absolutamente amplia. Se va a evaluar si continúa o no el programa, volúmenes, precios y calidades. Todo es posible en ese análisis.

-Desde la Asociación de Propietarios de Carnicerías de Capital Federal  aseveraron que ellos no pueden aplicar esta iniciativa. ¿Qué opinás al respecto?

-Hay tres cuestiones por las cuales las carnicerías no pueden acceder. Primero, porque ellos comercializan medias reses y nosotros cortes, o sea que no les podemos dar (la carne). Hay solo dos países en el mundo que tienen este sistema arcaico de comercialización, que son Paraguay y Argentina, con todas las consecuencias nocivas que esto trae.

En segundo lugar, no los podemos abastecer porque la informalidad es abrumadora en las carnicerías. No hay forma de controlar que la cantidad que se les de sea vendida a un precio estipulado. Solo basta decir que de 30 mil carnicerías que ARBA tiene registradas en el Gran Buenos Aires (GBA), pagan 6 mil impuestos. Para que se tenga en cuenta la magnitud de la informalidad en el sector carnicero.     

En tercer lugar, nosotros creemos que el precio de la carne se abarata si se entrega por cortes. Porque cuando el carnicero recibe la media res, tiene que integrarla toda. Así, el carnicero de un barrio humilde no puede vender el lomo, el bife, y el cuadril, que son los cortes caros, entonces los tiene que bajar. Pero como debe integrar la media res, tiene que subir los baratos y por eso aumenta el asado, la aguja y la pulpa. En cambio, si tuviéramos un sistema de comercialización por cortes, cada uno vendería en su barrio aquellos que tienen mayor salida, y de esta forma la carne se abarataría para el consumidor.      

-También sostuvieron que se genera “una competencia desleal” con los grandes supermercados que sí tienen la capacidad de ofrecer los cortes más baratos. 

Bueno, que la bajen, que sea una referencia. Que no bajen a los precios de la oferta de este programa, pero que tampoco vendan la carne a los valores que lo hacen hoy, que están totalmente distorsionados.   

-Algunos señalaron que el acuerdo no repercute en el interior del país de la misma manera que en la Ciudad de Buenos Aires y GBA. ¿Estudian mecanismos para que esto, de ser así, pueda revertirse?

-Eso es mentira. El acuerdo llega a 1642 bocas de expendio de todo el país a través de las grandes cadenas de supermercados. En el caso del norte y el noroeste, como algunos supermercados tienen menos bocas de expendio, se suplementa con una red de carnicerías propias. Fundamentalmente para las provincias de Tucumán, Santiago del Estero, Chaco y Formosa. Y en todo lo que es la Patagonia y el sur del país, está perfectamente abastecido, porque el que la entrega y la comercializa a esta oferta es supermercado La Anónima, con más de 400 bocas en esta zona. 

-Un informe del frigorífico Quickfood Marfrig mostró que en diciembre la carne alcanzó el segundo valor más alto de los últimos 60 años. ¿A qué se debe?

Para mí, el incremento de la hacienda en diciembre no tuvo una razón, sino que fueron varias. Una escalada habitual que se da siempre para las fiestas, donde se incrementa el consumo de carne de manera considerable. Además, el precio del maíz había aumentado mucho, cuando hoy gran parte de la ganadería argentina se suplementa, entonces eso también contribuyó. Y aparte un tema de índole tributaria, de declaración de Ganancias de los productores, que prefieren reducir al máximo posible sus ventas en diciembre para trasladarlas al ciclo impositivo posterior y así prorrogar el pago del impuesto. Creo que por la sumatoria de estas cosas se dio el incremento de la hacienda en diciembre, y consecuentemente de los cortes de carne.    

-Por otra parte, desde la Cámara de la Industria y el Comercio de Carnes y Derivados de la República Argentina (CICCRA) señalaron que el consumo en 2020 cerró en los niveles más bajos de los últimos 100 años, a pesar de que se dio el mayor volumen de faena en más de una década. ¿Considerás que hay otras razones que explican este dato además del aumento del precio?

-Los índices que tengo yo, y que considero los más serios, son los del Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (IPCVA), y muestran que el consumo del 2020 se mantuvo exactamente igual que en 2019, en 50 kilos por habitante. No comparto eso que dice CICCRA, porque además es una entidad que no tiene socios y no sé en qué respalda ese informe.  

spot_img

MÁS POPULARES

- Advertisment -spot_img