lunes, junio 21, 2021
HomeGanaderíaLeonardo Rafael de CAMyA: “Para acomodar los precios, habría que bajar el...

Leonardo Rafael de CAMyA: “Para acomodar los precios, habría que bajar el IVA y subir las retenciones a la carne”

Lo aseguró el presidente de la Cámara Argentina de Matarifes y Abastecedores durante una extensa entrevista con Tranquera, en la que también afirmó que el Gobierno cerró las exportaciones por “desconocimiento” del tema, entre muchas otras declaraciones.

En medio de las tensiones entre el Gobierno nacional y el sector ganadero por el cierre de exportaciones de carne  por al menos 30 días, el presidente de la Cámara Argentina de Matarifes y Abastecedores (CAMyA), Leonardo Rafael, le aseguró a Tranquera que la medida fue tomada por “desconocimiento” del tema.  “No todos podemos saber de todo, pero con los salarios que les pagamos se tendrían que asesorar bien, sino estamos mal”, indicó.

Asimismo, dijo que en la reunión que hace pocos días tuvo con el ministro de Desarrollo Productivo de la Nación, Matías Kulfas,  y la Secretaria de Comercio Interior, Paula Español, notó que  los funcionarios  estaban deseosos de interiorizarse sobre la actividad, como si hubiesen tomado la decisión sin antes haberse  asesorado.  “Los vi como con ganas de llevarle novedades al presidente Alberto Fernández para decidir qué hacen. Entiendo que la manta es muy corta, así que está complicado”. 

Rafael señaló que, una alternativa efectiva,  según su opinión, sería bajarle el IVA al consumo interno y subir las retenciones a los exportadores, para tratar de “acomodar los valores” de la carne. Aunque evaluó que la suba se da en el marco de un proceso inflacionario, más profundo. “Todo hoy está caro, ya sea cuando vas a comprar verduras, frutas, pan o una pizza. Está todo desfasado, la economía está muy mal, en una situación muy precaria”. 

“Estoy en contra del cierre, yo creo que no afecta en nada al consumo interno. Hoy por hoy, el 80% de lo que se exporta es una vaca flaca que acá no se consume. Y en todo caso, el chacinado debe ser un 3% o 4% de la vaca que va al exterior. Habrá que fijar algún reglón para que eso no moleste al mercado doméstico. Pero esta es una medida errónea”, agregó.

Sobre la posibilidad de prohibir sólo las exportaciones de asado y habilitar el resto, una versión que deslizó Mario Ravettino de los frigoríficos exportadores ABC., consideró que tampoco tendría sentido por el mismo motivo. “El asado que va a China tampoco se come acá.  La cuota Hilton (a Europa) sigue abierta, pero son novillos de 500 kilos, gordos, que acá tampoco los quiere nadie. Yo podría decirte ´sí, que cierren todo´ porque soy consumero. Pero la realidad es que quedan más kilos de carne,  que no son aprovechables, porque acá no se venden. Así que estamos trabando algo que a futuro va a ser un problema. Lo que tienen que hacer es incentivar la producción, que haya más terneros, novillitos, y vaquillonas”.

Por otro lado, evaluó que hay una cuestión cultural con el deseo de consumir asado, cuando  en realidad ese corte “es un 60%” de hueso y grasa.  “Es algo para la tribuna. Porque es más caro un kilo de asado que de lomo”.

También se refirió al acuerdo sobre cortes populares firmado entre el Gobierno nacional con los frigoríficos exportadores, que hoy es de unas 8 mil toneladas, cifra a la que el presidente Alberto Fernández calificó de “migaja”,  y que estarían negociando extenderla a 13 mil para levantar el cierre de las exportaciones.

“Hay que estar en lo privado para saber lo difícil que es llevar adelante todo, en este sistema  que es bastante perverso en cuanto a la parte impositiva y desmanejos en las articulaciones comerciales, que generan los organismos. No es fácil hoy ser empresario en la Argentina, también es una realidad. Todos tenemos que poner nuestro granito, no me cabe ninguna duda. Ya el esfuerzo es grande, y quizás negociando pueda ser mayor. Sé que es de las exportaciones donde se puede sacar eso, porque los valores nuestros, al abastecer al consumo interno, son en pesos y no tenemos reintegro en dólares de ninguna mercadería. Sólo exportan el 5% de los matarifes. Por eso, hay mucho por hacer en el mediano plazo, como plantas que se pueden abrir para exportar y puedan tener lugar los matarifes, para poder compensar la media res”, comentó. 

Rafael explicó que, a raíz del cese de comercialización que comenzó el jueves y se extenderá hasta el próximo  viernes 28, deberán reunirse los matarifes para evaluar cómo resuelven el problema del desabastecimiento. “La protesta está teniendo 100% de acatamiento y el problema es hasta cuándo llegamos con carne. Estamos viendo si podemos llegar bien a este próximo fin de semana o la semana que viene, sino se levanta el paro. Va a repercutir mucho en que haya o no mercadería”.

En ese sentido, remarcó que la hacienda subió un 12% el miércoles,  en el Mercado de Liniers, antes de que comenzara la huelga. “Además siempre está la especulación del negocio, que va en cada uno. No solo en este rubro, sino en todos”.

“A Español le gustó nuestra propuesta, pero Ravettino de ABC se opuso”

Durante el diálogo con Tranquera, Rafael además dio detalles del encuentro que mantuvo con Kulfas y Español, a quienes les ofrecieron la logística y distribución para que los cortes de menor precio lleguen  a los sectores más vulnerables.

“Nos llamaron por medio de Dardo Chiesa (coordinador de la Mesa de las Carnes del Consejo Agroindustrial Argentino), a partir de un informe que nosotros hicimos sobre la temática. En la reunión, también participó Ravettino de ABC, que hoy están haciendo un esfuerzo muy importante, porque dejar esa cantidad de kilos, a esos valores, es de un sacrificio enorme en costos.   Pero les comenté que no se estaba reflejando en los lugares adónde tenía que apuntar eso, sobre todo en el segundo o tercer cordón del conurbano, donde están las carnicerías y no tienen nada que ver con lo que es un Coto, Carrefour, o Walmart”, comentó. 

Sobre la recepción que tuvo su propuesta, añadió: “A Español le gustó. Pero el ABC se opuso porque es un producto que ofrecen ellos, y que lo están comercializando con los supermercados que no tienen faena propia.  Acá hay negocios, es como en todo.  No hay que olvidarse que el ABC, al igual que los supermercados, trabajan en un sistema que lo quieren absorber solamente ellos, y cuánto más monopolicen, más manejo tienen de la situación.  Nosotros entendemos que no es de uno ni del otro, que es del pueblo, y la idea es  tratar de cómo llegar con esos precios baratos a todos.  Por eso, si ellos no tienen acceso a esos lugares, podemos poner nuestra logística y distribución. Quedaron en volver a llamarnos, aunque por ahora no lo hicieron”.

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

MÁS POPULARES

- Advertisment -spot_img