El 2022 comenzó con todo. Rosgan, el mercado ganadero de invernada y cría de Argentina, comenzó su calendario de remates con una subasta de 12.500 cabezas de vacunos y con retrocesos en los precios de algunas categorías

“La gran oferta no produjo importantes quebrantos de precios, sino caídas relativas en algunas categorías”, dijo el director ejecutivo de Rosgan, Raúl Milano.

Milano evaluó que “para la ganadería, enero 2022 no solo significa un cambio de año sino que todas las miradas están puestas en cómo se van a equilibrar las variables del sistema ganadero”.

Dijo que la cadena “está funcionando con grandes componentes que la afectan: por un lado, el clima expresado en una seca muy pronunciada que afectó fuertemente a los campos y acelera la salida de animales”.

“Y por el otro, la macroeconomía que sigue haciendo tremendos ruidos en relación a la deuda y negociación con el FMI. Pero también hay una manifiesta inestabilidad resultado de déficit permanente y emisión monetaria descontrolada”, agregó.

En lo que respecta a la primera subasta de 2022, el director de Rosgan advirtió que en este momento “se siente muy fuerte el peso de la sequía que obliga a adelantar lotes que estaban destinados para la zafra poniendo presión en el mercado con una oferta abundante”, lo que determinó una baja en los precios de algunas categorías.