jueves, junio 13, 2024
HomeNoticiasComemos y respiramos plástico: la advertencia de científicos y un acuerdo histórico...

Comemos y respiramos plástico: la advertencia de científicos y un acuerdo histórico de la ONU

Especialistas señalaron las dificultades para revertir esta crisis en un mundo donde hasta lo que tomamos, comemos y respiramos tiene partículas plásticas. Celebraron la creación del primer tratado internacional contra la contaminación por plásticos.

La quinta sesión de la Asamblea de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEA 5) acordó esta semana la creación del primer tratado internacional contra la contaminación por plásticos, una iniciativa en la que participó Argentina y que científicos caracterizaron como “histórica”, al tiempo que señalaron las dificultades para revertir esta crisis en un mundo donde hasta lo que tomamos, comemos y respiramos tiene partículas plásticas.

En el encuentro que finalizó el miércoles en Nairobi, la capital de Kenia, respaldaron este acuerdo 175 países, entre ellos Argentina a través del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible con la participación de Cecilia Nicolini, secretaria de Cambio Climático, Desarrollo Sostenible e Innovación.

La propuesta establece abordar todo el ciclo de vida del plástico, desde su origen hasta el mar, y ordena la creación de un “Comité intergubernamental de negociación” encargado de elaborar un acuerdo internacional jurídicamente vinculante para 2024.

“Estamos más que satisfechos por el desafío que implica que este tratado sea vinculante y obligue a los Estados, las empresas y la sociedad a modificar el consumo de plásticos”

Manuel Jaramillo, director general de la Fundación Vida Silvestre Argentina

“Venimos promoviendo el tratado desde hace tiempo y seguíamos el compromiso argentino por adherir a esta declaración de Naciones Unidas”, aseguró a Télam el director general de la Fundación Vida Silvestre Argentina, Manuel Jaramillo.

“Estamos más que satisfechos por el desafío que implica que este tratado sea vinculante y obligue a los Estados, las empresas y la sociedad a modificar el consumo de plásticos”, agregó.

De acuerdo a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), de las 460 millones de toneladas de plásticos producidos en 2019 a nivel global, menos del 10% se recicla y el 22% se abandonó en vertederos improvisados, se quemó al aire libre o se arrojó en plena naturaleza.

Andrés Arias, investigador del Conicet en el Instituto Argentino de Oceanografía (IADO), fue el único científico del país en participar del informe de la Organización de Naciones Unidas (ONU) titulado “De la contaminación a la solución”, que fue presentado en octubre de 2021 como base para las discusiones en la UNEA 5.

Segn el estudio Dieta plstica del Fondo Mundial para la Naturaleza WWF consumimos ms de 100000 micropartculas de plstico al ao
Según el estudio “Dieta plástica” del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) consumimos más de 100.000 micropartículas de plástico al año

En diálogo con Télam, Arias aseguró que la decisión de la ONU es un hecho histórico por ser el “acuerdo global, en términos ambientales, más grande desde el 2015 luego del Acuerdo de París contra el cambio climático”.

Para el doctor en Biología es fundamental revertir esta contaminación porque los plásticos generan daños físicos, químicos y toxicológicos, entre los que destacó el impacto de las redes abandonadas en el mar que entrampan a animales como tortugas marinas y delfines, causándoles heridas, asfixia, restricciones de movilidad y la muerte.

Otro problema es cuando los peces ingieren los fragmentos de plásticos más pequeños que les provocan “cambios en su ciclo de reproducción y en su organismo, que comienza a defenderse del compuesto extraño en su sistema digestivo”.

Arias también alertó sobre el impacto en las personas: “Podemos ingerir plásticos desde el agua de la canilla o envasada hasta los alimentos marinos y la sal, incluso pueden respirarse porque las partículas muy pequeñas flotan en el aire y tienen la capacidad de generar respuestas inflamatorias y alérgicas”.

“Podemos ingerir plásticos desde el agua de la canilla o envasada hasta los alimentos marinos y la sal, incluso pueden respirarse porque las partículas muy pequeñas flotan en el aire”

Andrés Arias, doctor en Biología

“Atraviesan las membranas celulares, el tracto digestivo, incluso en estudios clínicos se encontraron microplásticos menores a 5 milímetros en placenta humana”, detalló el científico y agregó que comemos plástico de forma inconsciente porque casi todos los alimentos vienen en un packaging elaborado a partir de combustibles fósiles.

Según el estudio “Dieta plástica” del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWFconsumimos más de 100.000 micropartículas de plástico al año, lo que equivale a comer una tarjeta de crédito por semana.

En nuestro país, el nivel de contaminación por plásticos en ambientes acuáticos es “muy similar al resto del mundo, no tenemos zonas de altísimo impacto”, dijo Arias.

Sin embargo, advirtió que “donde se ha buscado hemos encontrado” y citó como ejemplo un relevamiento al Iado de nueve lagos patagónicos, sin población en sus márgenes, donde hallaron en todos ellos microplásticos.

En la costa bonaerense también se evidencia la contaminación: el 84,5% de los residuos encontrados fueron plásticos, según la última edición del Censo Provincial de Basura Costera Marina realizado en octubre de 2021 por diferentes ONG.

Algo similar ocurre en las orillas del río Paraná, donde se hallaron “valores de plástico realmente preocupantes localizados casi todos en cercanías a las ciudades más importantes”, explicó a Télam Martín Blettler, investigador adjunto del Conicet en el Instituto Nacional de Limnología (Inali).

Participá con tu comentario

spot_img

MÁS POPULARES