jueves, junio 13, 2024
HomeAgriculturaLa siembra de la soja tardía dejó números que sorprendieron

La siembra de la soja tardía dejó números que sorprendieron

El informe semanal que elaboran el Ministerio de la Producción de la provincia de Santa Fe y la Bolsa de Comercio de Santa Fe indicó que las estimaciones previas rondaban las 580.000 hectáreas, con lo cual se implantaron unas 40.000 hectáreas menos de los cálculos iniciales.

El proceso de siembra de soja tardía en el centro y norte de la provincia de Santa Fe concluyó esta semana con un total de 539.400 hectáreas cubiertas, lo que representa un 7% menos de la superficie proyectada por los productores en el inicio de la campaña, informaron hoy voceros del sector.

El informe semanal que elaboran el Ministerio de la Producción de la provincia y la Bolsa de Comercio de Santa Fe indicó que las estimaciones previas rondaban las 580.000 hectáreas, con lo cual se implantaron unas 40.000 hectáreas menos de los cálculos iniciales.

La siembra tuvo dos etapas muy marcadas, ya que en diciembre del año pasado se sembraron unas 406.000 hectáreas, en tanto que entre mediados y fines de enero, cuando ocurrieron algunas lluvias, se completaron otras 133.400 hectáreas.

Por las precipitaciones semanales, el sector productivo activó el movimiento de equipos o sembradoras un par de días, aprovechó el agua útil disponible en la cama de siembra, que luego disminuyó con el aumento de las temperaturas y el ambiente muy seco”, precisa el trabajo.

Otra de las actividades que continuaron esta semana fue la cosecha del girasol, pese a la inestabilidad y las escasas lluvias caídas en el período

En los departamentos del norte de la provincia concluyeron las actividades, mientras que en la parte central se llegó a recolectar el 75% de los lotes y en la zona sur el 40%.

No se registraron variaciones de importancia en los rendimientos promedio, que continuaron siendo irregulares, bajos, dadas las características ambientales de estrés hídrico o térmico que atravesaron durante el ciclo.

De esta forma, los rindes oscilaron desde mínimos de entre 4 y 8 quintales por hectárea y máximos que llegaron a valores de entre 18 y 20 quintales.

También continuaron las labores en los maizales de primera, que por la sequía tuvieron malos rendimientos, situación que llevó a los productores a decidir el picado o embolsado del cereal, e incluso al enrollado de la planta entera o directamente el pastoreo.

En cuanto al estado de los lotes sembrados con soja temprana o de primera, el informe indica que “reaccionaron favorablemente a las lluvias, aumentaron el volumen de la masa foliar, mejoraron la estructura de las plantaciones y paulatinamente, iniciaron la etapa reproductiva”.

Fuente: Télam.

Participá con tu comentario

spot_img

MÁS POPULARES