lunes, febrero 26, 2024
HomeNoticiasProyectan un otoño lluvioso para la mayor parte del área agrícola

Proyectan un otoño lluvioso para la mayor parte del área agrícola

La Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA) resaltó la importancia de las precipitaciones continuas para la reposición de humedad en los suelos y las proyecciones productivas del país.

La Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA) delineó un panorama climático para el 2024, donde subrayó que habrá lluvias constantes para la agricultura argentina. A corto y mediano plazo, se anticipa que las precipitaciones seguirán reponiendo las reservas de humedad en los suelos, lo que mejora las perspectivas productivas en gran medida.

Sin embargo, señaló que el sudoeste de la región pampeana podría enfrentar valores de lluvia algo escasos.

A pesar de las buenas noticias a corto plazo, la BCBA advirtió sobre posibles desafíos a largo plazo. Existe el riesgo de que, una vez que se consuma el exceso de energía acumulado en la atmósfera, los mecanismos de precipitación podrían deprimirse nuevamente. Además, se incrementa la posibilidad de fuertes calores en áreas que no reciben suficientes precipitaciones.

En este contexto, para febrero y marzo de 2024, se proyecta un aumento gradual del riesgo de que las precipitaciones se vuelvan fragmentarias, con excesos en algunas regiones y déficits en otras, afectando zonas cruciales para la producción agrícola, explicaron.

La llegada del otoño provocará un incremento de las precipitaciones

Asimismo, con la transición hacia el otoño, se espera que las temperaturas en las áreas con suelos húmedos se mantengan moderadas, proporcionando un ambiente propicio para la actividad agrícola. Sin embargo, la disminución de reservas de humedad en otras zonas del país podría dar lugar a fuertes calores, que plantean desafíos para los cultivos afectados por la sequía estival, señaló el informe de la perspectiva agroclimática de la BCBA .

En ese sentido, el fenómeno de “El Niño” se manifiesta con un incremento pronosticado de las precipitaciones durante el otoño, y ofrece cierto alivio a las regiones que sufrieron condiciones secas durante el verano.

No obstante, este cambio climático también conlleva el riesgo de tormentas intensas en la Cuenca Alta y Media del Paraná y el Uruguay, lo que podría resultar en crecidas significativas, inundaciones ribereñas y la posibilidad de anegamiento en campos bajos.

Además, explicaron que, la influencia de los vientos polares se intensificará, dando paso a descensos térmicos marcados. Aunque se prevé un riesgo menos inminente de heladas, la BCBA destacó la necesidad de previsión y un uso inteligente de la tecnología para superar los desafíos climáticos que se avecinan, a la vez que reconoció que algunas zonas podrían no lograr una recuperación completa.

Por último, con el advenimiento del otoño, se anticipa una notoria presencia de vientos polares, lo que resultará en descensos térmicos destacados hacia el cierre de la estación. Aunque se pronostica una demora en el riesgo de heladas en comparación con temporadas anteriores, la entidad advirtió que enfrentar estos cambios climáticos requerirá de una estrategia cuidadosa y el aprovechamiento inteligente de la tecnología.

Fuente: TN Campo.

spot_img
spot_img

MÁS POPULARES

spot_img