sábado, enero 16, 2021
Home Noticias Le rompieron dos silobolsas, hace un mes le mataron dos vaquillonas y...

Le rompieron dos silobolsas, hace un mes le mataron dos vaquillonas y ya registra 198 animales carneados

Un productor santafesino denunció un hecho vandálico en su campo, que se suma a varios episodios similares en el último tiempo, y señaló que "en el pueblo no debe haber otra familia a la que le hayan carneado más animales" que a ellos.

La semana pasada había ocurrido algo similar en un campo cerca de Francisco Madero y Alagón, en la provincia de Buenos Aires. Un día después, el vicepresidente de CRA denunciaba un “incendio intencional” en su campo. Y así en numerosos puntos del país, por distintos motivos y con un gran afectado común: el productor agropecuario. Esta vez, un hombre de 66 años radicado en Santa Fe denunció la rotura de dos silobolsas en su campo y, como si eso fuera poco, comentó que hace menos de un mes le carnearon dos vaquillonas Holando, sumando así una pérdida de 198 animales carneados en sus 30 años de oficio.

El hombre se llama Ricardo Eizmendi y es un productor de la zona de San Jerónimo Sud, en la provincia de Santa Fe. En diálogo con La Nación, dijo que “en el pueblo no debe haber otra familia a la que le hayan carneado más animales que a nosotros”.

“Estoy cansado de los robos. Pasó durante todos los gobiernos, hice las denuncias y siempre queda en la nada”

Al igual que otros tantos colegas, se mostró preocupado por los hechos vandálicos que amenazan la producción: “Estoy cansado de los robos. Pasó durante todos los gobiernos, hice las denuncias y siempre queda en la nada. No agarran a los ladrones y dicen que no los encuentran. Yo no he sentido que hayan agarrado a nadie”.

Tras descubrir que había sido víctima de vandalismo, realizó la denuncia. La policía rural se acercó al lugar, tomó fotos y miró si había huellas, según relató el productor, aunque duda que se logre resolver el caso.

“Recién hablé con el contador y me dijo que era el tercer productor que lo llamaba con el mismo problema”, agregó Eizmendi. En este sentido, destacó: “La mentalidad de la gente es que el campo acumula riquezas, grandes fortunas y no, están equivocados. Laburamos como todos los demás. En mi caso estoy nivelado y no me sobra nada”.

En este caso, el problema además fue el gasto extra que generó la contratación de emergencia de maquinaria para evitar que la cosecha se perdiera por las lluvias, además del acopio. “El maíz no se echó a perder. No hubo grandes pérdidas de grano, pero tuve que salir a las corridas a contratar maquinaria para entregarlo y llevarlo a una planta de cereales para el acopio. Lo tuve que hacer ahora por este vandalismo”, explicó.

“Cuando me pasa esto siento una impotencia, indignación, bronca. Qué más se puede sentir. Porque es peligroso, por ahí uno reacciona mal y puede cometer una macana, por eso hay que contar hasta mil”, concluyó.

MÁS POPULARES

- Advertisment -